Se crea en Cartagena la asociación Acción Baobab de ayuda a Madagascar

17/10/2010

El Centro de Recursos Juveniles acoge esta tarde la presentación de esta asociación que surge para apoyar la labor de la ONG FAMI en la isla africana dirigida a erradicar la pobreza y mejorar las condiciones de vida de los más pequeños

La nueva asociación Acción Baobab, creada en Cartagena para apoyar la labor de la ONG FAMI de ayuda a Madagascar, se presenta esta tarde a las 20,30 horas en el Centro de Recursos Juveniles, con el apoyo de la Concejalía de Juventud, en un acto dirigido tanto a medios de comunicación como a cualquier persona interesada y en el que estarán presentes el presidente de la asociación, Manuel Asensio, junto a su junta directiva.

Hablará del Madagascar desconocido, y también asistirán el presidente de FAMI, Julián Cadenas y la Directora del Proyecto, Amparo Álvarez, que comentarán sus experiencias en esta extensa isla.

HISTORIA DE UNA ONG

FAMI es una ONG de Madagascar formada por personas de diverso pensamiento religioso, político, cultural y étnico, que lucha por erradicar la pobreza y promover una vida digna para todos los malgaches, en especial los niños.

La organización se crea ante la extrema pobreza de las familias de campesinos, que no podían enviar sus hijos a la escuela, ni al hospital. Nació el 1 de abril de 1996 en el Distrito de FENOARIVO BE (Región Bongolava). El fundador Julián Cadenas, y un pequeño grupo de campesinos después de ver como vivían los niños, sin ningún derecho, sin dignidad alguna, frágiles ante la muerte, sin acceso a la educación, ni a la sanidad, muchos eran niños invisibles ya que no estaban inscritos en el registro, casi todos trabajan.

Ante esta situación junto algunas familias de campesinos decidió que para romper el ciclo de la pobreza había que conseguir que los niños de familias analfabetas fuera a la escuela, que comiesen tres veces al día, que las familias de campesinos tuviesen derecho a alimentarse a sí mismos con dignidad, más que el derecho a recibir alimentos.

Con el mismo espíritu con el que ha emprendido todos sus proyectos, se implica con los habitantes del barrio de Ilanivato, uno de los más pobres, y comienza a crear La casa de los niños, cuyo objetivo es acoger en un principio a 70 niños para proporcionarles un hogar, sin apartarlos de su familia, que se ocupe de ellos en sus necesidades tanto sanitarias como educativas y alimentarias.