Celine

30/09/2010

 Image


A Celine le gusta soñar. Le gusta volar con la imaginación, aún cuando os contemos la crudeza de la realidad en la que esta niña estaba sumida, ella no dejaba de querer reír, de querer jugar y de ser, en definitiva, una niña más.


A sus ocho años de edad, Celine, ha estado sobreviviendo con tres raras enfermedades: tuberculosis, paludismo y raquitismo. Nacida en una familia de cinco hermanos, de los cuales, dos de sus hermanas, fallecieron a corta edad, una casa en ruinas y una despensa vacía.



Para poder tratarla, se la tuvieron que llevar lejos de sus padres, con sus tíos y un hermano, que la cuida, convirtiéndose en sus manos y pies.
.


Cuando conocimos su caso, no dudamos en ayudarla. Pudimos traerla a La Casa de los Niños y desde ahí, mostrarle otra realidad. Una realidad en la que los niños corretean, se ríen, descubren otro mundo; un arco iris en medio de su tormenta.
Un hogar donde los niños podían aprender y comer, ¡comer tres veces al día! Ella, como todos en realidad, es merecedora de este mundo. Un mundo más amble, más acogedor.





Su caso fue tratado por un médico, el cual sugirió el traslado a un hospital, donde se pudiese empezar el tratamiento adecuado a las enfermedades que Celine presentaba.


Con cada visita al hospital, pudimos comprobar como iba recobrando fuerzas. El tratamiento estaba siendo efectivo.

Conforme sus fuerzas crecían, su sonrisa se agrandaba. Ya no era un gesto extraño, ajeno a ella. Celine aprendía a sonreír. Pronto podría jugar con los demás niños.

¡SIGUE ADELANTE CELINE! ¡CUENTAS CON NUESTRO APOYO!